ADS 468x60

Dos más siete

Hugo guardó el caramelo que le regaló Susana en el bolsillo de su pantalón verde.
Después de siete horas de juegos del caramelo brotó un corazón de papel.
Lo guardó bajo su almohada y tras siete días de risas y secretos, 
del corazón brotó una flor.
Creció y creció, y después de siete semanas de aventuras y verano, 
en árbol se convirtió.
Se hizo alto y robusto durante siete meses de amistad.
Tras siete años dando verdor, refugio y sombra del árbol brotó una casa.
En ella viven Hugo y Susana.
 
Y dicen que todo aquel en ella entra, siente que en su pecho brota la esperanza.

1 comentarios:

reina dijo...

Todo empezó con un caramelo... muy bonito...!!!!!